Ojalá me llamen loca

Moriré hablando antes de morir
callando de indigestión.

¡Sí!!!
ojalá digan que estoy loca,
porque será que estoy viva
que me lleva mi alma de mujer,
de persona,
que me escucho la pena
que me quema la rabia
que me llama la lluvia
y que me río de amor.

¡Sí!!!
ojalá me llamen loca
y me alumbre el alma a hacer
todo aquello prohibido:
a disfrutar de ser
a llover y a caer
a recostarme en alguien sin saber
nada más que quién es.
Ojalá regale una sonrisa
y me haga un guiño
cada vez que venzo
y mis ovarios cantan.

¡Sí!!!
Ojalá me llamen loca,
pero con razón:
loca de vivir
loca de sentir
loca de gritarle al cielo
que la vida es bella
y que la escribo yo
que no hay guion,
que no sé y que no me importa,
que nadie sabe
y que no estoy sola

Ojalá me llamen loca cuando agradezca
100.000 veces a mis amigos que estén vivos
y que me den su sonrisa
en los concilios de brujas de mi habitación

Ojalá me llamen loca por arriesgar mi dinero,
por poner en un altar mi dignidad,
por creer en los colores,
en los sonidos,
y en los olores
por encima de en los favores.

Ojalá me llamen loca
el día en que yo
me muera.

Como a mi tía Deli, que se fumó
su último paquete en el crematorio.
Que hasta allí nos hizo reír.
Ojalá me llamen Deli.

Ojalá me llamen loca
por el desorden de mi casa
y el orden de mi alma.

Ojalá me llamen loca
por vivir sin sufrir
por no temer al que amenaza.

Ojalá me llamen loca por saber
que todos tenemos
una bruja salvadora que nos chiva la vida.

Ojalá me llamen loca por no tener
hijo a los 20
casa a los 30
y muerte a los 40.

Ojalá todos los que temen en el mundo
me llamen loca.
Ojalá siempre tenga
alguna locura que regalar.

Febrero 2009

Salvajura – Alba Santamaría

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *